Como la meditación es un estado que te permite vivir el momento presente consciente de todo lo que existe en tu interior y exterior sin apegarte a nada, sin hacer juicio de nada, se requiere de una técnica para llegar a ella, que esta inicialmente en la observación y en la relación: “sujeto – objeto” (mente – objeto) para que luego surja “el Testigo” (conciencia) que observa a la mente quien observa al objeto. Ese es el núcleo esencial de la meditación: “aprender como ser un testigo”.

Ejemplo: Un pájaro está cantando y tu estás escuchando, estos son dos: objeto y sujeto. Pero, ¿puedes ver a un testigo quien mira a ambos? El pájaro, el que escucha y además, ahí está alguien que siendo el testigo que está mirando a los dos: “la Conciencia”. Esto es un simple fenómeno. Otro ejemplo: Estás viendo un árbol, tu estás allí, el árbol está ahí, pero luego puede entrar la conciencia, donde tu estás viendo el árbol y ahí está un testigo en ti que está viéndote mirar el árbol.

Observar es meditación, lo que tu miras es irrelevante, puedes observar un árbol, un río, las nubes, unos niños jugando. Lo que observas no es el punto, el objeto no es el punto. Lo que importa es la calidad de observación, la calidad de estar consciente y alerta donde al mismo tiempo estas observándote a ti mismo.

Recuerda una cosa, meditación significa conciencia. Cualquier cosa que hagas con conciencia es meditación. Que acción realices no es importante, pero la calidad con la que la realices es el punto.

Caminar pude ser una meditación, si tu caminas alerta. Estar sentado puede ser una meditación, si tu permaneces alerta. Escuchar a los pájaros puede ser una meditación, pero si escuchas con conciencia. Sólo escuchar el posible ruido interno de tu mente puede ser una meditación, si permaneces alerta y vigilante sin hacer juicio. El punto es, que te mantengas alerta, consciente sin que intervenga la mente que te puede llevar a la ilusión (creación de pensamientos). Entonces, cualquier cosa que hagas conscientemente, en tu centro, es meditación.

TÉCNICAS DE MEDITACIÓN:

  • EL TESTIGO: Siéntate cómodamente en silencio, cierra tus ojos y observa tu respiración sintiendo como entra y sale el aire por las fosas nasales. Luego obsérvate a ti mismo como estas observando la respiración. Si surge algún pensamiento, emoción o sensación, simplemente deja que pase y regresa tu conciencia a observarte ti mismo que esta observando la respiración en las fosas nasales. Luego puedes observar unos pájaros cantar, un árbol, como caminan las personas, etc. Pero siendo testigo de ti mismo, observándote en cada momento y situación.
  • LA CAMINATA: Con los ojos cerrados vas a caminar muy suavemente sintiendo todas las sensaciones que se producen en las plantas de los pies, en los músculos de las piernas y sintiendo también la respiración en tu vientre observando como se expande al inhalar y como se contrae al exhalar. Tu cuerpo tiene que estar suelto, relajado, sobre todo los brazos completamente caídos. Si en algún momento llega algún pensamiento o emoción los dejas pasar y regresas a donde estabas. En este ejercicio, vas hacer lo contrario a lo que te diga la mente, si te dice que te vayas derecho, te vas a la izquierda. Si te dice que te vayas a la derecha, te vas hacia atrás. Esto es para retomar el mando y empezar a dirigir a tu mente. En algún momento les vas a decir “ALTO” y les dices que se observen exactamente como quedaron y que también observen como se sienten, si están relajados o hay alguna tensión. Después les pides que hagan una respiración profunda y que tomen una postura relajada acomodando su cuerpo. Posteriormente les dices que sigan caminando de igual manera lentamente sintiendo. Dos veces mas haces que paren repitiendo lo mismo anteriormente y después les pides que abran sus ojos donde están mirando hacia el piso para regresar a su lugar de la misma forma, lento y sintiendo todo.  
  • LA RESPIRACIÓN EN LAS FOSAS NASALES: Observar la respiración en las fosas nasales. Sentir como entra y sale el aire por las fosas nasales. Cuando llegue algún pensamiento, lo dejas ir y regresas a las fosas nasales sintiendo el aire que pasa.
  • LA RESPIRACIÓN CONTANDO: Observar la respiración y contar solo la exhalación del 1 al 10 y de regreso al 1 y de nuevo repetir la misma secuencia por lo menos tres veces. Después donde creas necesario puedes parar. Si llegas a perder la atención en algún momento tienes que iniciar de nuevo.
  • LA RESPIRACIÓN Y LA BRECHA: Observar la brecha que existe entre la inhalación y la exhalación y entre la exhalación y la inhalación. Cada vez que tu atención se vaya a algún pensamiento, emoción o sensación; regresa de nuevo a la respiración y observa la brecha que estabas observando.

 

la relajación

Para poder entrar en un estado meditativo, es necesario relajar el cuerpo para poder relajar la mente. Si tu cuerpo se encuentra tenso, entonces tu atención se dispersa y se focaliza en esas partes del cuerpo donde hay tensión y no te permite estar en este momento, por lo tanto tu mente puede estar tensa y hace que no vivas el presente. 

Antes de empezar a meditar, es importante que busques un tiempo para ti, solo para relajarte y verás que si puedes relajarte por una hora o dos horas de las 24 horas del día, podrás lograr lo siguiente:

  • Te da una visión más profunda de ti mismo.
  • Conciencia total de tu cuerpo y liberación por completo el estrés.
  • Te ayuda a cambiar tu comportamiento hacia el exterior, serás más calmado, estarás más en silencio.
  • Cambias la calidad de la labor que realices, serás mas artístico, más agraciado.
  • Puedes estar más centrado en el momento presente.

La Relajación tiene poderes milagrosos. Puede parecer perezoso desde el exterior, como si no estuvieras haciendo nada, pero es todo lo contrario, no es lo que parece. El hombre que practica la relajación, su cuerpo está relajado, y por lo tanto, su mente está relajada y hace que su corazón también este relajado. Y aquellos que no practican la relajación, su mente va tan rápido como puede, y por lo tanto, su cuerpo y su corazón pueden estar tensos.

Si tu te das la oportunidad de relajarte en estas tres partes: cuerpo, mente y corazón, hace que se recupere tu cuerpo, tu corazón y tu mente. Además verás como se recupera todo en la labor que realizas. No tendrás la necesidad de andar corriendo para todo. Ya no harás cosas innecesarias.  Dirás lo que tengas que decir en el momento oportuno. Te da el enfoque necesario para que vayas al punto de todas las cosas que tengas que hacer y la motivación que necesitas para poder terminarlas en un tiempo perfecto. Hace que tus palabras serán telegráficas, que tus movimientos sean agraciados, que tu vida tenga un orden perfecto y Divino. La relajación puede transformar tu vida con una simple técnica, solo rompe con el habito viejo. ¡Empieza ahora a relajarte! Solo recuerda un simple criterio, haz cualquier cosa que te haga sentir bien, feliz, tranquilo y espontáneo, ese es tu camino, encuentra que es lo mejor para ti.

Ejercicio 1: EL ARTE DE DEJAR IR

Paso 1: Cada noche, acuéstate en tu cama, antes de que el sueño venga, empieza a observar con los ojos cerrados la energía de todo tu cuerpo, ve hacia tu interior y desde tus pies observa si hay alguna tensión, luego en las piernas, en el estomago, hasta llegar a la cabeza.

Paso 2: Si encontraste alguna tensión en algún lado, simplemente relaja esa parte sin moverte hasta que se haya relajado por completo.

Paso 3: Ve a tus manos, porque tus manos son tu mente, están conectadas con tu mente. Si tu mando derecha esta tensa, entonces el lado izquierdo de tu cerebro esta tenso.  Y si tu mano izquierda esta tensa, entonces el lado derecho de tu cerebro esta tenso. Así que primero pasa por tus manos y relájalas porque son las ramas de la mente.

Paso 4: Cuando todo tu cuerpo está relajado, hace que tu mente se relaje como el 90 por ciento, porque el cuerpo es una extensión de la mente. Entonces el 10 por ciento de tensión puede estar en tu mente. Simplemente obsérvala y con solo observar los pensamientos como si fueran nubes que pasan desaparecerá cualquier tensión. Esto te tomara algunos días, esto es como un truco que hace que revivas las experiencias de tu niñez, cuando estas muy relajado.  Y una vez que sabes el secreto, nadie necesita enseñarte, tu podrás buscar dentro de tu propio cuerpo, hasta durante el día, a cualquier hora, tu puedes relajarte.  Y ser el maestro de la relajación es una de las experiencias mas maravillosas en el mundo.

Ejercicio 2: CONCIENCIA Y RELAJACIÓN.

Paso 1: Observa tu día. Empieza a ser consciente con las acciones rutinarias del día y cuando estés haciendo alguna actividad, recuérdate estar relajado, revisa cada parte de tu cuerpo desde la cabeza a los pies, y si notas alguna tensión, relaja.

Por ejemplo: Cuando estas lavando el piso o cuando estas cocinando o cualquier actividad que estés realizando, no hay alguna razón por la que debas estar tenso, si lo llegaras a estar es porque posiblemente no estas consciente de lo que estas haciendo y eso puede crear tensión en tu cuerpo porque tu mente puede estar en tus pensamientos y hace que te olvides del presente y de tu cuerpo. Mantén toda tu atención en lo que estés haciendo en cada momento y esto te ayudara a estar aquí y ahora, solo recuerda estar relajado revisando periódicamente tu cuerpo para mantenerlo relajado y sentir tu respiración.

Paso 2: Acéptate a ti mismo.  Mírate al espejo y acepta tu cuerpo en la totalidad, sin dividirlo en las partes. De ahora en adelante acéptate sin compararte con nadie, eres único. Por otro lado, si vives en competencia con los demás, eso te puede crear tensión, cada quien tiene su propio ritmo, vive el tuyo, solo obsérvate a ti mismo y encuentra tu propio talento, cada quien tiene un don, solo haz una pequeña búsqueda y úsalo al máximo.

Paso 3: Se un artista del amor. Cualquier cosa que estés haciendo, hazla con amor, con tanto cuidado que aunque sea la cosa más pequeña en el mundo se convierta en una pieza de arte. Esto te brindará mucha alegría, creando un mundo sin competencia, sin comparación. Dando dignidad a toda la gente restaurando su orgullo. “Cualquier acto realizado con la totalidad de tu Ser se convierte en tu oración”.

Todo lo bello y lo bueno del Espíritu está dentro de Ti, esperando el momento en que le permitas salir. Todo. De verdad.

Nadie está listo para nada. Pero algunos dicen que sí y otros dicen que no. Y eso hace toda la diferencia.

Decir “sí” o decir “no” lo cambia todo. Nuestra vida se forma con las decisiones que tomamos. Y solamente las elegimos y las asumimos. Sin estar listos.

¿Quién Soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿De dónde vengo y hacia dónde voy? Hay lo que somos verdaderamente. Y hay lo que hemos adquirido.

Cargar más
Watch the video

Autores

<a href=José Luis Valle Galindo" />

José Luis Valle GalindoAprendiz de la Naturaleza. Escritor, inventor, humanista, visionario e impulsor del desarrollo humano a partir del auto conocimiento y de la expansión de la conciencia.

<a href=El Loco" />

El LocoEscritor enigmatico, mensajero.

<a href=César Enrique de Morey Muñoz" />

César Enrique de Morey MuñozMaestro impulsor del Despertar de Consciencia

<a href=Tony Arvizu" />

Tony ArvizuConferencista, escritor, coach trascendental, un simple ser humano al servicio de la humanidad, con conocimiento y filosofía indígena para un desarrollo de autorrealización del ser.

<a href=Observadondo Pacíficamente" />

Observadondo PacíficamenteAutoconocimiento y crecimiento personal.

<a href=Abdallah Gerardo Camarena" />

Abdallah Gerardo CamarenaTerapeuta Master Reiki, Hipnólogo e instructor de Meditación.

En el momento que aprendí a pensar, nací en ti, yo soy el que me apego a las cosas a las personas, yo soy el que hace dramas, sufro y guardo rencores.

Y no te das cuenta, crees que tú eres yo. Crees que eres tú el que se hace adicto a las cosas y las personas, No te das cuenta que soy yo el que sufre, y no tú.

Cuando comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas, alimentación, y hasta la vida social.

A veces, hacemos sacrificios con el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos.

Cargar más
Watch the video
Watch the video