¿CÓMO MEDITAR?

 

Hay muchas formas de meditar, pero cuando practiquemos la meditación en silencio, debemos adoptar una postura correcta sobre un asiento cómodo. Lo más importante de la postura es mantener la espalda recta pero donde tu cuerpo pueda estar relajado. Para ello, si deseas sentarte en el suelo, se recomienda sobre un cojín, que sea un poco más elevado por detrás que por delante, esto te ayuda a mantener la espalda recta. Debe sentarse sacando la pelvis un poco hacia afuera.

Características de la postura:

  1. Las piernas deben estar cruzadas, al inicio se recomienda una frente a la otra ya que la postura de medio loto o loto completo se requiere de más practica. Con las piernas cruzadas nos ayuda a reducir los pensamientos y sentimientos de apego.
  2. Las manos juntas con las palmas hacia arriba, la derecha debe estar colocada encima de la izquierda, las puntas de los dedos pulgares tocándose. Colocamos las manos descansando sobre las piernas, están completamente relajadas, de esta forma nos ayuda a desarrollar una buena concentración. La mano derecha simboliza "el método" y la izquierda "la sabiduría"; las dos juntas simbolizan "la unión del método y la sabiduría".
  3. La espalda debe mantenerse derecha pero relajada. Esto ayuda a desarrollar y mantener una mente clara. Además permite que la energía del cosmos fluya libremente entrando por el chakra de la coronilla pasando por todos los demás chakras hasta llegar a la tierra, para luego subir y regresar al cosmos de nuevo. Esta posición nos permite alinear, purificar y sanar todos nuestros canales energéticos.
  4. Los labios y los dientes deben mantenerse de forma natural, colocando la lengua de manera que toque la parte posterior de los dientes frontales superiores. Esto impide que segreguemos saliva en exceso y que la boca se reseque.
  5. Los ojos deben permanecer cerrados para ir a tu mundo interior, ya que si se tienen abiertos la conciencia puede estar observando lo que sucede en el mundo exterior.
  6. Los hombros deben estar bien relajados y los codos un poco separados del tronco para permitir que circule el aire.

 

Nota: Es importante que intentes sentarte en el suelo, poco a poco tu cuerpo se ira acostumbrando a esta posición. Si al principio no puedes sentarte en el suelo puedes sentarte en una silla. Solo evita meditar en la cama ya que puede incitarte a dormir y tampoco se recomienda meditar acostado, pues provoca el mismo efecto anterior.

 

Lugares donde Meditar:

 

  • Si es posible arregla un cuarto especial para meditar en tu casa o acondiciona un lugar especial dentro de tu cuarto, puede ser una esquina pero que ahí solo lo uses para meditar. ¿Por qué tiene que ser un lugar especial? Porque cada acto que realizas en un lugar determinado crea su propia vibración. Cada día que tu meditas absorbe tu vibración, así que al día siguiente que vienes a meditar, esas vibraciones comienzan a caer sobre ti y eso te ayuda a mantenerte en este estado de tranquilidad y armonía.
  • Fuera de casa, encuentra un lugar que te ayude para la meditación, como estar en contacto con la naturaleza. Puede ser debajo de un árbol, en las montañas, junto a un río, donde fluya la energía del silencio, como los árboles que están en constante meditación, vibrando en silencio.
  • Una vez que has elegido tu posición es necesario que relajes tu cuerpo para poder entrar a un estado más profundo de meditación.

 

LA TÉCNICA DE LA MEDITACIÓN

 

Como la meditación es un estado que te permite vivir el momento presente consciente de todo lo que existe en tu interior y exterior sin apegarte a nada, sin hacer juicio de nada, se requiere de una técnica para llegar a ella, que esta inicialmente en la observación y en la relación: “sujeto – objeto” (mente – objeto) para que luego surja “el Testigo” (conciencia) que observa a la mente quien observa al objeto. Ese es el núcleo esencial de la meditación: “aprender como ser un testigo”.

 

Ejemplo: Un pájaro está cantando y tu estás escuchando, estos son dos: objeto y sujeto. Pero, ¿puedes ver a un testigo quien mira a ambos? El pájaro, el que escucha y además, ahí está alguien que siendo el testigo que está mirando a los dos: “la Conciencia”. Esto es un simple fenómeno. Otro ejemplo: Estás viendo un árbol, tu estás allí, el árbol está ahí, pero luego puede entrar la conciencia, donde tu estás viendo el árbol y ahí está un testigo en ti que está viéndote mirar el árbol.

 

Observar es meditación, lo que tu miras es irrelevante, puedes observar un árbol, un río, las nubes, unos niños jugando. Lo que observas no es el punto, el objeto no es el punto. Lo que importa es la calidad de observación, la calidad de estar consciente y alerta donde al mismo tiempo estas observándote a ti mismo.

 

Recuerda una cosa, meditación significa conciencia. Cualquier cosa que hagas con conciencia es meditación. Que acción realices no es importante, pero la calidad con la que la realices es el punto.

 

Caminar pude ser una meditación, si tu caminas alerta. Estar sentado puede ser una meditación, si tu permaneces alerta. Escuchar a los pájaros puede ser una meditación, pero si escuchas con conciencia. Sólo escuchar el posible ruido interno de tu mente puede ser una meditación, si permaneces alerta y vigilante sin hacer juicio. El punto es, que te mantengas alerta, consciente sin que intervenga la mente que te puede llevar a la ilusión (creación de pensamientos). Entonces, cualquier cosa que hagas conscientemente, en tu centro, es meditación.

 

TÉCNICAS DE MEDITACIÓN:

 

  • EL TESTIGO: Siéntate cómodamente en silencio, cierra tus ojos y observa tu respiración sintiendo como entra y sale el aire por las fosas nasales. Luego obsérvate a ti mismo como estas observando la respiración. Si surge algún pensamiento, emoción o sensación, simplemente deja que pase y regresa tu conciencia a observarte ti mismo que esta observando la respiración en las fosas nasales. Luego puedes observar unos pájaros cantar, un árbol, como caminan las personas, etc. Pero siendo testigo de ti mismo, observándote en cada momento y situación.
  • LA CAMINATA: Con los ojos cerrados vas a caminar muy suavemente sintiendo todas las sensaciones que se producen en las plantas de los pies, en los músculos de las piernas y sintiendo también la respiración en tu vientre observando como se expande al inhalar y como se contrae al exhalar. Tu cuerpo tiene que estar suelto, relajado, sobre todo los brazos completamente caídos. Si en algún momento llega algún pensamiento o emoción los dejas pasar y regresas a donde estabas. En este ejercicio, vas hacer lo contrario a lo que te diga la mente, si te dice que te vayas derecho, te vas a la izquierda. Si te dice que te vayas a la derecha, te vas hacia atrás. Esto es para retomar el mando y empezar a dirigir a tu mente. En algún momento les vas a decir “ALTO” y les dices que se observen exactamente como quedaron y que también observen como se sienten, si están relajados o hay alguna tensión. Después les pides que hagan una respiración profunda y que tomen una postura relajada acomodando su cuerpo. Posteriormente les dices que sigan caminando de igual manera lentamente sintiendo. Dos veces mas haces que paren repitiendo lo mismo anteriormente y después les pides que abran sus ojos donde están mirando hacia el piso para regresar a su lugar de la misma forma, lento y sintiendo todo.  
  • LA RESPIRACIÓN EN LAS FOSAS NASALES: Observar la respiración en las fosas nasales. Sentir como entra y sale el aire por las fosas nasales. Cuando llegue algún pensamiento, lo dejas ir y regresas a las fosas nasales sintiendo el aire que pasa.
  • LA RESPIRACIÓN CONTANDO: Observar la respiración y contar solo la exhalación del 1 al 10 y de regreso al 1 y de nuevo repetir la misma secuencia por lo menos tres veces. Después donde creas necesario puedes parar. Si llegas a perder la atención en algún momento tienes que iniciar de nuevo.
  • LA RESPIRACIÓN Y LA BRECHA: Observar la brecha que existe entre la inhalación y la exhalación y entre la exhalación y la inhalación. Cada vez que tu atención se vaya a algún pensamiento, emoción o sensación; regresa de nuevo a la respiración y observa la brecha que estabas observando.

 

LA RELAJACIÓN

 

Para poder entrar en un estado meditativo, es necesario relajar el cuerpo para poder relajar la mente. Si tu cuerpo se encuentra tenso, entonces tu atención se dispersa y se focaliza en esas partes del cuerpo donde hay tensión y no te permite estar en este momento, por lo tanto tu mente puede estar tensa y hace que no vivas el presente.
Antes de empezar a meditar, es importante que busques un tiempo para ti, solo para relajarte y verás que si puedes relajarte por una hora o dos horas de las 24 horas del día, podrás lograr lo siguiente:

 

  • Te da una visión más profunda de ti mismo.
  • Conciencia total de tu cuerpo y liberación por completo el estrés.
  • Te ayuda a cambiar tu comportamiento hacia el exterior, serás más calmado, estarás más en silencio.
  • Cambias la calidad de la labor que realices, serás mas artístico, más agraciado.
  • Puedes estar más centrado en el momento presente.

 

La Relajación tiene poderes milagrosos. Puede parecer perezoso desde el exterior, como si no estuvieras haciendo nada, pero es todo lo contrario, no es lo que parece. El hombre que practica la relajación, su cuerpo está relajado, y por lo tanto, su mente está relajada y hace que su corazón también este relajado. Y aquellos que no practican la relajación, su mente va tan rápido como puede, y por lo tanto, su cuerpo y su corazón pueden estar tensos.

 

Si tu te das la oportunidad de relajarte en estas tres partes: cuerpo, mente y corazón, hace que se recupere tu cuerpo, tu corazón y tu mente. Además verás como se recupera todo en la labor que realizas. No tendrás la necesidad de andar corriendo para todo. Ya no harás cosas innecesarias.  Dirás lo que tengas que decir en el momento oportuno. Te da el enfoque necesario para que vayas al punto de todas las cosas que tengas que hacer y la motivación que necesitas para poder terminarlas en un tiempo perfecto. Hace que tus palabras serán telegráficas, que tus movimientos sean agraciados, que tu vida tenga un orden perfecto y Divino. La relajación puede transformar tu vida con una simple técnica, solo rompe con el habito viejo. ¡Empieza ahora a relajarte! Solo recuerda un simple criterio, haz cualquier cosa que te haga sentir bien, feliz, tranquilo y espontáneo, ese es tu camino, encuentra que es lo mejor para ti.