¿Quién Soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿De dónde vengo y hacia dónde voy? Hay lo que somos verdaderamente. Y hay lo que hemos adquirido.

Conocernos a nosotros mismos implica observar las dos. Así, podremos ir quitando caretas y descubriendo nuestra Esencia Divina cada vez más íntimamente y dejando de lado lo que nos dañan, para aprender a vivir con Amor, Libertad y Paz.

Hay una partícula Divina que es UNO con el Gran Espíritu. Y que habita en tu interior. Esto en el aspecto Sagrado de nuestra vida.

También como persona, siente con nosotros, piensa con nosotros, habla con nosotros y actúa con nosotros. De otros podemos alejarnos, y podemos abandonar sustancias y actividades, pero siempre estaremos acompañados de nosotros mismos. Conocernos puede ayudarnos a aumentar el gozo y disminuir el sufrimiento. Esto en el aspecto Práctico de la vida.

Conectar con nuestro Interior para conocernos. Conocernos para ser felices.

CONÓCETE A TI MISMO es quizás el consejo filosófico más antiguo y universal. Los filósofos griegos lo predicaron y lo escribieron en sus templos. Se alentó en el Egipto de las pirámides y los abuelos lo aconsejaron a nuestros antepasados.

Los sabios conocen a la gente y conocen a Dios, y todo esto es posible porque para empezar se conocieron a sí mismos. Dentro de nosotros está todo.

Miramos hacia fuera y tarde o temprano descubrimos que debemos ver hacia dentro. Porque Aquel que creó todo nos creó también a nosotros. Y porque se mantuvo junto a nosotros: dentro nuestro, muy sutil, muy quedo, muy suave… Pero inconfundible, en cada paso, en cada sensación, cada respiración, cada pensamiento y cada movimiento. Oculto sólo por el telón de no ser diferente a nada, porque lo ES todo. No es algo nuevo que se presenta ante nuestros ojos inexpertos. Es algo que nuestros ojos afinados descubren en donde siempre estuvo: en todo y en todos. No se trata de descubrir un objeto nuevo sino de desempañar los ojos.

Necesitaremos estar dispuestos a observar, a descubrir, a estar atentos. Necesitaremos estar dispuestos a dejar los conceptos que tenemos de nosotros mismos para poder ver algo nuevo, algo más profundo. Necesitaremos estar dispuestos a dejar de lado las cosas que nos dañan y que dañan a los demás, así viviremos en armonía. Estar en armonía nos ayudará también a observar con más claridad…Así jugaremos con alegría el Juego Cósmico de descubrirnos a nosotros mismos y de vivir en paz con nuestra realidad. Siempre nueva, siempre eterna.

Hay una frase que me gusta mucho:

El que mira hacia fuera duerme.

El que mira hacia dentro despierta.

Despertar será siempre nuestro derecho. Y al mirar hacia dentro nos descubriremos. Y estaremos en paz con las preguntas que han tenido nuestras mentes desde que existe la historia: ¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿De dónde vengo y hacia donde voy? Estaremos más allá de las palabras, en la plenitud de nuestro Ser, habiendo encontrado las respuestas. Podremos expresar con palabras de la manera más fiel posible lo que hemos descubierto. Aunque, ¿Quién sabe? Tal vez esas preguntas sólo existan para llevarnos de nuevo a casa, a lo que somos verdaderamente.

El Loco


www.tuluzinterior.com

Siguenos en Facebook
Suscribete