¿Has reflexionado en que el lugar en el que te encuentras ahora es resultado de las decisiones que tomaste en el pasado?

Si es así, ¿con cuánta consciencia y deliberación eliges tus pensamientos, palabras y acciones para vivir la vida que deseas?

Nuestro futuro empieza dentro de nosotros. Aquí y ahora.

El destino que anhelamos y el destino que tememos, están ambos dentro nuestro, listos para ser activados. Y nuestro próximo paso empezará a marcar el rumbo hacia el cual nos encaminamos.

Hoy nos interesan dos cosas: una es que nos demos cuenta de que hemos elegido dónde queremos estar, porque es algo que podemos descubrir en nuestra propia vida. La otra es comprometernos a orientar nuestras velas para dirigirnos conscientemente a donde queremos llegar.

Hoy marcamos la dirección del lugar en el que estaremos mañana. Por lo tanto, no hagas hoy lo que no quieres hacer mañana. No seas una advertencia si puedes ser un ejemplo. No conduzcas hacia el Sur si lo que quieres es llegar al Norte.

Las condiciones externas del ambiente social, político y económico existen. Pero nosotros podemos llegar al destino que queremos, así como existen el mar y el viento para el barco que navega en el océano, pero el buen capitán llega a donde quiere orientando las velas de su nave. Es decir, no se trata de cambiar todo el mundo, toda la gente y las leyes de la naturaleza. No necesitamos controlar cosas tan grandes como la fuerza del mar y la del viento; basta con decidir sobre nuestras velas y nuestro timón. Sobre nuestros pensamientos, palabras y acciones.

No comas de más si lo que quieres es perder peso. No gastes más de lo que ingresas si deseas tener finanzas saludables. No ataques a las personas si anhelas tener buenas relaciones. No continúes la inercia de tu vida si no te gusta lo que vives. Cambia lo que no te gusta, para que te demuestres que has aprendido la lección y que eres el dueño de tu vida.

Mira un poco hacia tu interior si quieres conocerte. Cuida el cuerpo en el que vives para que puedas expresarte y disfrutar durante muchos años. Dale amor a tus seres cercanos para que se sepan queridos. Da, para que te den. Siéntete cómodo con el dinero si quieres recibirlo; úsalo bien si no quieres que se aleje. Usa el fuego que hay en tu interior para encender la hoguera que quieres ver arder en tu sociedad: tus dones, tu entusiasmo, tu inteligencia y tu pasión pueden crear el mundo que deseas. Son los colores que ya posees para pintar el cuadro de la vida que quieres ver. Es tu lienzo y son tus colores: verás lo que pintes en él.

Hoy seamos conscientes de que no necesitamos hacer nada nuevo. Sólo necesitamos hacer lo que siempre hemos hecho, pero en una nueva dirección: la dirección que deseamos. Elegir conscientemente, a través de nuestros actos, el destino que deseamos.

Hoy podemos crear una nueva vida. No como quien cierra los ojos y espera que el mundo desaparezca.

Hoy podemos crear una nueva vida. Como quien sabe que tendrá un árbol de manzanas porque hoy sembró la semilla apropiada. Con absoluta certeza, porque sabemos que siempre ha sido así.

Deseamos de corazón que podamos ser quienes queremos ser, para que tengamos la vida que deseamos tener.

Siguenos en Facebook
Suscribete