Ser bueno y ser astuto

Que tu árbol dé frutos dulces y esté protegido de la cizaña.

Estas son las dos cualidades personales que debemos mostrar en nuestro trato con los demás para ser felices. Tener las dos garantiza que daremos y recibiremos lo mejor en nuestras relaciones con los demás; por lo tanto, que estaremos cimentando en terreno firme para vivir dichosos. Carecer de alguna de ellas hace posible que nuestra paz y nuestra felicidad sean poco florecientes o que puedan ser alteradas fácilmente. Carecer de las dos ocasionará una vida desdichada.

Es importante comprender estas dos cualidades. Comprenderlas bien y por separado: que de una vez y para siempre dejen de confundirse la bondad con al estupidez y la astucia con la maldad. El ser humano puede sembrar el bien para que se multiplique y también puede protegerse contra el daño. Ser y hacer lo necesario para multiplicar las bendiciones y para que los actos malintencionados o descuidados de los demás no lo perjudiquen. Y así, habiendo comprendido y cultivado las dos cualidades, preparar el terreno de la mejor manera para una vida completamente dichosa.

“Sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.” Dijo Jesús de Nazaret. Así que esto no es nuevo, siempre se ha necesitado este complemento. Uso esta cita para fortalecer y apoyar la importancia de estas virtudes. En este texto, sin embargo, prefiero hablar de la Astucia y de la Bondad (en lugar de la inocencia). La astucia la menciono como tal, pero prefiero hablar de la Bondad ya que se comprende como una virtud positiva y activa, a diferencia de la inocencia que, aunque puede significar una cualidad muy profunda del Espíritu, también puede ser confundida en un nivel superficial con la pasividad, el descuido y la ingenuidad, o aplicarse como calificativo a un montón de actitudes tontas. Así, para no entrar en explicaciones sobre la Inocencia sagrada como característica del Espíritu y de la Conciencia que lo contempla, hablaremos en este texto de la Bondad y la Astucia, que son muy fáciles de comprender y de expresar.

Bondad Sin Astucia.

Pienso que la mayoría de las personas actúa así. Muchos creen que ser bueno significa ser tonto. Prestan un dinero que saben que no les devolverán; trabajan en un lugar en el que saben que no aprenderán, no crecerán, no se expresarán y no serán apreciados; entran en relaciones que no tienen futuro o en las que saldrán perjudicados; se convierten en el cubo de basura en el que los demás depositan sus preocupaciones y sus problemas; o creen que sus buenas intenciones, sin ningún arte o ciencia, podrán cambiar al mundo y a la gente que habita en él.

Una persona así puede que piense que tiene buenos sentimientos y que el mundo la trata injustamente. Dará cosas buenas, aunque sin mucha efectividad, y se sentirá como víctima del mundo y de los demás (o verdaderamente lo será). Es la forma en la que se sienten la mayoría de las personas. Cuando una persona así quiere cambiar, lo puede hacer en las siguientes maneras:

1.- Quitarse la Bondad. Cuando abusan de una persona buena y tonta, es posible que se piense “antes era bueno y sufrí, así que ahora voy a ser malo.” Pero sufren el doble, porque siguen recibiendo los castigos de la estupidez y además agregan las naturales reacciones kármicas de un acto malo.

2.- Adquirir la Astucia. Y quitarse la estupidez. Esto es lo mejor que puede hacer para completar su crecimiento. Sentirse completo, aportar lo mejor a su mundo y a los demás y protegerse de las actividades, relaciones y actitudes que pueden entorpecer su felicidad y su paz mental.

3.- Convertirse en un verdugo astuto pero sin bondad.

Astucia Sin Bondad.

Este es un estado victimario o abusador. Se caracteriza por una mente aguzada pero dirigida por una mala intención, un miedo o una herida emocional. Se busca el bienestar propio en perjuicio de los demás, por lo que se termina violando la ley natural según la cual lo que doy recibo. Así que, en último término, no es una actitud verdaderamente astuta, ya que acarreará resultados indeseables en nuestra vida que talvez no se manifiesten inmediatamente pero que terminarán madurando. Es normal que esta persona se relacione con las víctimas buenas y tontas, ya que es una de las relaciones que mejor embonan, aunque también sean muy dolorosas. Una persona así estará siempre obteniendo placeres o ventajas momentáneas mientras se mete en problemas a largo plazo. Además, sufrirá de la desconfianza y el vacío que le hacen sus semejantes. Cuando una persona de estas quiere cambiar el dolor que le ocasiona su estilo de vida, también lo puede hacer en las siguientes direcciones:

1.- Quitarse la Astucia. Puede ser que por culpa se convierte en el tipo de persona del que siempre abusó: los buenos tontos.

2.- Adquirir la Bondad. Puede que comprenda que tiene un instrumento mental afinado y que deseé servir con él a los demás. De esta manera, además de gozar del cariño de sus semejantes, se asegurará los buenos frutos kármicos de las acciones bien dirigidas; ya que respetará la ley de correspondencia según la cual lo que das recibes. Además, su experiencia con la astucia y el abuso, le permitirán identificar fácilmente cuando alguien lo quiere convertir en víctima y sabrá evitarlo. Esto será una ventaja de haber conservado  la astucia.

3.- Seguir sin bondad y perder la astucia. Y convertirse en un idiota sin capacidad de obrar el bien. Talvez por la degeneración que le ocasionó alguno de sus vicios.

Sin Bondad Y Sin Astucia.

Este es un estado poco usual. En mi opinión, puedes hallarte aquí debido a una degeneración de tu estado interior a través de un vicio, o también debido a una depresión fuerteen el que tienes una actitud completamente apática hacia tu bienes o el de los demás, por lo que se actúa nocivamente (por eso se carece de bondad) y se carece de astucia no por estupidez, sino por falta de interés. Recuerda que estamos hablando de formas de expresarse y comportarse, y no de cualidades inherentes. Apatía, podría ser la descripción de este estado. Algo muy parecido a estar muerto; con excepción de que no será un estado de ausencia sino de constante sufrimiento. Lo único bueno de este estado es que cualquier movimiento que se decida a hacer podrá impulsarlo a sufrir menos.

1.- Adquirir Bondad. Y ser como la mayoría de las personas, con una mezcla de ilusión y desencanto.

2.- Adquirir Astucia. Y salir de la apatía, talvez aprenderá pronto a través del dolor.

3.- Adquirir Astucia y Bondad. Realizar un esfuerzo supremo y convertirse en un tipo de persona que es un ejemplo para los demás, que da y obtiene lo mejor.

Con Bondad Y Con Astucia.

El equilibrio perfecto para tener una vida buena para ti y buena para los demás. Debe ser esperanzador saber que todos podemos estar aquí. Y también debe serlo el darnos cuenta de que la mayoría tenemos que aprender a ser bondadosos y astutos, y por lo tanto no tenemos que culparnos por estar en cualquiera de los dos estados anteriores. Los movimientos en los que se puede basar para crecer es precisamente en que su Bondad y su Astucia se apoyen mutuamente para crecer y expresarse de una forma cada vez más limpia y perfecta. Perder cualquiera de estas cualidades lo llevará a uno de los estados anteriores, en los que definitivamente habrá menos gozo.

Ser bueno no excusa para ser tonto. Y el gozo que podemos sentir y compartir con nuestros hermanos merece el esfuerzo y el cuidado necesarios para adquirir la bondad y la astucia. Dios es bueno y poderoso. Como hijo suyo, tú puedes expresar esas cualidades. Está en tu naturaleza hacerlo, por eso te sientes mal cuando no actúas así.

Que tu Bondad y tu Astucia bendigan a Dios, bendigan a tus hermanos y te bendigan a ti.

 El Loco

www.tuluzinterior.com

Siguenos en Facebook
Suscribete